Los inmigrantes centroamericanos en Canadá organizaron un Festival del Maiz en el año 2004 como un reflejo de las experiencias de los refugiados salvadoreños que cultivaron el grano como medio de subsistencia y organizaron su propio festival para celebrar su repatriación en el año 1997.
Actualmente se ha convertido en una tradición en Vancouver.